Asistimos a una de las principales  transformaciones que ha producido la historia humana.

Su potencial transformador del conjunto de la economía y de la sociedad, nos pone a las puertas de una nueva civilización. El salto civilizatorio es de una magnitud superior incluso al que supuso la revolución industrial respecto a la sociedad agraria tradicional.

Comprender en qué escenarios nos va a tocar vivir es el primer paso para poder construir una visión de la situación y desarrollar una cierta capacidad de anticipación y de cambio.

Industria 4.0 es un nuevo paradigma industrial sustentado en sistemas ciberfísicos, sensórica, y computación masiva que permite recogida de datos, toma de decisiones en tiempo real, control total y máxima eficiencia en todos los procesos de la cadena de valor.

Es una producción conducida por datos que proceden del mercado, de proveedores, de los equipos ciberfísicos y humanos de la  propia planta. Simulación de toda la secuencia de fabricación, trazabilidad total, producción masiva personalizada automatizada  y máxima calidad.

Para incrementar la posibilidad de emplearse (para aumentar nuestra empleabilidad) es necesario trabajar nuevas competencias, en el ámbito educativo pero también en el de la formación continua y en la auto formación que hoy es muy accesible. Lo complicado será cambiar nuestros hábitos y costumbres para adaptarnos a los cambios que se dan de forma vertiginosa.