Los primeros pasos de la  Fabricación Aditiva emergen en 1987 con la aparición de la estereolitografía, tecnología que solidifica finas capas líquidas de resinas fotosensibles en estado líquido con un laser UV. 

Hoy, en entornos profesionales se denomina Fabricación Aditiva, (en inglés Additive Manufacturing  ó AM),  aunque en los últimos 3 años se utiliza casi de forma indistinta con el nombre popularizado de Impresión 3D o 3D Printing.

Cualquier dispositivo que mide el mundo físico a través de láser, luces o rayos X y genera densas nubes de puntos o mallas poligonales puede ser considerado como un escáner 3D. Reciben muchos nombres, incluyendo tridimensionales, digitalizadores 3D, escáneres láser, escáneres de luz blanca, LIDAR, y otros

El factor común de todos estos dispositivos es que capturan la geometría de los objetos físicos con cientos de miles o millones de mediciones.

Se estima que en el año 2020, 50.000 millones de objetos estarán conectados a Internet y sin lugar a dudas 2015 esta siendo el año de la eclosión de IoT, donde las empresas pequeñas van a tener mucho que decir aportando nuevas ideas sobre objetos que podamos conectar y sacar provecho.

Por consiguiente esto se traducirá en la creación de nuevos negocios y puestos de trabajo.

Cuando nos enfrentamos a grandes cantidades de datos, hablamos de cientos de GB, terabytes generados en espacios reducidos de tiempo, nos enfrentamos al problema de que los discos duros de los sistemas comunes se saturan.

¿Cómo podemos saber cuándo nos enfrentamos a un problema que requerirá de técnicas de Big Data? ¿Y qué formas distintas de enfocar el problema tenemos?

Un concepto totalmente erróneo es la creencia de que el robot elimina la necesidad de operarios en puestos de trabajo que, de otro modo, se van a seguir realizando por humanos. Los trabajos para los que está pensada la implementación de un robot, no son eficientes cuando son realizados por personas y, antes o después, van a ser automatizados o eliminados por su baja rentabilidad.

La realidad aumentada consiste en la mezcla de contenido digital con contenido físico para construir una realidad mixta en tiempo real.

De ahí viene su nombre: se incrementa la realidad a través de la incorporación de información adicional.

Los usos y aplicaciones que se pueden dar a la realidad aumentada son de lo más variados y el límite lo pone la imaginación. Actualmente se dispone de dispositivos móviles y redes de comunicación con las características suficientes para utilizar esta tecnología.

La realidad virtual consiste en crear un entorno virtual que simule o replique un lugar existente o imaginario, permitiendo interactuar con los elementos allí ubicados. De ahí viene su nombre: es un entorno totalmente virtual.

Cnsiste en simular un entorno tridimensional y adicionalmente, con la posibilidad de incorporar información sensorial: audio, movimiento de las manos… con el objetivo final de conseguir que el usuario sienta que está en un lugar dado y pueda interactuar con él.

La simulación consiste en la representación mediante elementos virtuales, de la realidad física o inmaterial, tratando de reproducir y predecir mediante un modelo, el comportamiento en diferentes situaciones y escenarios. Esta técnica resulta más importante en el mundo de la educación, la ciencia y la tecnología, la economía, las ciencias sociales, la ingeniería, la arquitectura, la industria y la construcción, entre otras disciplinas. Es una herramienta básica y esencial para hacer pruebas que permitan conocer posibles resultados antes de ejecutar.

El Cloud Computing es un concepto que ha llegado rápidamente a nuestras empresas. En muchas ocasiones no tenemos demasiado claro qué aporta. Oímos diferentes siglas que se asocian a este concepto y acabamos dudando sobre el significado real del concepto y sobre todo, qué beneficios nos aporta.

Ante todo es una tecnología nueva que busca tener todos nuestros archivos e información en Internet, sin preocuparse por poseer la capacidad suficiente para almacenar información en nuestro ordenador.

 

El uso de Internet se ha generalizado en todos los ámbitos. Ya no sólo utilizamos Internet para leer nuestro correo electrónico o navegar por nuestro PC. Múltiples dispositivos utilizan la conexión a Internet y cada día más dispositivos están interconectados.

Manejamos muchos dispositivos electrónicos que son susceptibles de ser utilizados con malas intenciones.

La Ciberseguridad trata de proteger los activos de información, a través del tratamiento de amenazas que ponen en riesgo la información que es procesada, almacenada y transportada por los sistemas de información que se encuentran interconectados.