Asistimos a una de las principales  transformaciones que ha producido la historia humana.

Su potencial transformador del conjunto de la economía y de la sociedad, nos pone a las puertas de una nueva civilización. El salto civilizatorio es de una magnitud superior incluso al que supuso la revolución industrial respecto a la sociedad agraria tradicional.

Comprender en qué escenarios nos va a tocar vivir es el primer paso para poder construir una visión de la situación y desarrollar una cierta capacidad de anticipación y de cambio.