Un concepto totalmente erróneo es la creencia de que el robot elimina la necesidad de operarios en puestos de trabajo que, de otro modo, se van a seguir realizando por humanos. Los trabajos para los que está pensada la implementación de un robot, no son eficientes cuando son realizados por personas y, antes o después, van a ser automatizados o eliminados por su baja rentabilidad.